Días de escuela II



Ya que he citado esta canción en dos ocasiones, os la voy a dejar aquí -¿postear?- porque me parece que la letra ofrece una interesante panorámica de la escuela que creo el franquismo y que algunos tuvimos la desdicha de vivir en sus últimos coletazos. Este es el recuerdo de nuestros mayores mientras observan con pasmo en el telediario como un alumno se permite la licencia de bajar a un profesor los pantalones cuando no le agrede de una forma tal que un neardental sentiría vergüenza. Por cierto, aprovecho para informar de que la poesía no ha muerto, simplemente a regresado a su lugar de origen junto a liras, flautas y arpas, cambiando códigos y sacrificando algunas formas en favor de otros contenidos.



Bien abrigado
llegaba al colegio
1960, no hace mucho tiempo
sentados frente a una cruz
y ciertos retratos
entre bostezo y bostezo gloriosos himnos pesados.

Despertamos en pupitres de dos en dos
aún recuerdo el estrecho bigote de Don Ramón
y la estufa de carbón frente al profesor
la dichosa estufa que no calienta ni a Dios.

Suena el timbre, al fin...!
bocadillo, recreo, evasión
una tortura más antes del juego
la leche en polvo y el queso americano.

Sales tú, la ligo yo
te cambio los cromos, te juego al tacón
salta tú y el gordo después
apuremos el tiempo que ya nos meten dentro.

Dos horas de catecismo
en mayo la comunión
la letra con sangre entra, otro capón!
tarea para mañana, puesto el abrigo
otra copla a los del cuadro y hasta mañana Don Ramón.

Ahora tú qué pensarás, si cuanto más me oprimían
más amé la libertad.

Es a tí a quien canto hoy, enseña a tus hijos
enseña a tus hijos a amar la libertad.

-Asfalto, Días de escuela-

Un saludo,

Luis F. Güemes Suárez

posted under |

1 comentario:

Alejandra dijo...

Gracias a este post, me acaba de venir a la mente una fantástica canción que todos conocemos: "Another brick in the wall" (Part 2) de Pink Floyd. No he podido evitar la tentación de poner el enlace por si alguien más le apetece escucharla.

http://www.youtube.com/watch?gl=ES&v=9Hte0_r1Hgo

Con ésto, quiero decir simplemente que cada día me siento más afortunada de no haber haber tenido que soportar las vejaciones que sufrían mis padres, así como mucha más gente, en la escuela. No obstante, considero que algo falla en nuestra sociedad o educación, pues los estudiantes de hoy en día no saben utilizar la libertad que tienen. Creo que nosotros tenemos que hacer mucho para que estos chicos aprovechen al máximo la libertad que se les brinda.

Alejandra.

Publicar un comentario

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal