Días de escuela II



Ya que he citado esta canción en dos ocasiones, os la voy a dejar aquí -¿postear?- porque me parece que la letra ofrece una interesante panorámica de la escuela que creo el franquismo y que algunos tuvimos la desdicha de vivir en sus últimos coletazos. Este es el recuerdo de nuestros mayores mientras observan con pasmo en el telediario como un alumno se permite la licencia de bajar a un profesor los pantalones cuando no le agrede de una forma tal que un neardental sentiría vergüenza. Por cierto, aprovecho para informar de que la poesía no ha muerto, simplemente a regresado a su lugar de origen junto a liras, flautas y arpas, cambiando códigos y sacrificando algunas formas en favor de otros contenidos.



Bien abrigado
llegaba al colegio
1960, no hace mucho tiempo
sentados frente a una cruz
y ciertos retratos
entre bostezo y bostezo gloriosos himnos pesados.

Despertamos en pupitres de dos en dos
aún recuerdo el estrecho bigote de Don Ramón
y la estufa de carbón frente al profesor
la dichosa estufa que no calienta ni a Dios.

Suena el timbre, al fin...!
bocadillo, recreo, evasión
una tortura más antes del juego
la leche en polvo y el queso americano.

Sales tú, la ligo yo
te cambio los cromos, te juego al tacón
salta tú y el gordo después
apuremos el tiempo que ya nos meten dentro.

Dos horas de catecismo
en mayo la comunión
la letra con sangre entra, otro capón!
tarea para mañana, puesto el abrigo
otra copla a los del cuadro y hasta mañana Don Ramón.

Ahora tú qué pensarás, si cuanto más me oprimían
más amé la libertad.

Es a tí a quien canto hoy, enseña a tus hijos
enseña a tus hijos a amar la libertad.

-Asfalto, Días de escuela-

Un saludo,

Luis F. Güemes Suárez

posted under | 1 Comments

Las TIC y la enseñanza

Hace poco más de una semana en esta asignatura A. Díez Mediavilla nos propuso que leyésemos el artículo "El camello despeluchado o cómo atar los bigotes al tigre. Gloria fuertes. Didáctica y TIC. Una propuesta para la etapa obligatoria". He hecho una reflexión acerca de ésto, que me gustaría compartir con todos vosotros y que copio a continuación:

En este artículo se plantea de qué manera podemos emplear las TIC como instrumento de enseñanza en el aula.

La sociedad en la que vivimos ha cambiado y, por tanto, no podemos seguir con el modelo de enseñanza que teníamos hasta ahora, puesto que los alumnos necesitan más y mejor. La metodología está obsoleta, los centros carecen de nuevos recursos y esto está afectando a la educación de las nuevas generaciones de estudiantes, que no se sienten motivados y, como consecuencia, no encuentran su camino en la vida.

En las líneas que hemos leído se habla de “alfabetización digital”, debido a que es una tarea muy importante por parte de los centros de enseñanza que integren en sus aulas las TIC, pues estamos en la llamada “sociedad de la información” y los alumnos piden a gritos un cambio de modelo. Las TIC pueden proporcionar a los alumnos numerosos canales de información y comunicación, pues están integradas en su vida diaria y el modelo que se ofrece en las clases ya no tiene nada que ver con la realidad de los alumnos.

En el artículo que estamos trabajando se mencionan muchas ventajas de incorporar las TIC al aula, como puede ser el acceso inmediato a la información, la posibilidad de disponer textos de diferente tipología, trabajar de forma sincrónica o asincrónica con integrantes del mismo grupo, etc.

Por su parte, es importante destacar que hay que hacer buen uso e las TIC, ya que podemos caer en la trampa de pensar que estamos innovando en clase cuando en realidad lo único que estamos haciendo es seguir la misma metodología de enseñanza que antes pero cambiando los viejos aparatos por los nuevos.

Me gustaría señalar que no veo tan difícil que esto pudiera hacerse realidad, puesto que los alumnos están preparados para asimilar un cambio en la enseñanza donde se incorporen las TIC a las clases, ya que forman parte de su vida cotidiana, han crecido con ellas y no tienen miedo a ellas. La pregunta sería: ¿estamos nosotros preparados para afrontar este nuevo reto? En mi opinión, creo que deberíamos empezar a integrar esta nueva propuesta de enseñanza en el aula y desdeñar la antigua manera de enseñar, pues ha quedado obsoleta y ya no llega a los alumnos, porque ven este tipo de enseñanza ajena a ellos. Sería muy positivo introducir las TIC en las clases puesto que, como se señala en el artículo, implican acciones positivas y propician muchas actividades cooperativas, lo cual es muy bueno para los alumnos, puesto que se fomenta el trabajo cooperativo, solidario y de responsabilidad, algo absolutamente imprescindible si estamos formando a futuros ciudadanos.

Yo lo veo claro. Creo sinceramente que los alumnos responderían con buenos ojos a este cambio, pero debemos ser los docentes los que no tengamos miedo, los que sepamos adaptarnos a esta sociedad y a nuestros alumnos, pues los alumnos no han de ser los que se amolden a nosotros, sino todo lo contrario. No obstante, los recursos materiales son muy importantes, pues, por norma general, los centros educativos carecen de recursos para empezar a integrar las TIC en el aula y en este aspecto nosotros podemos hacer bien poco, pues corresponde de la Conselleria de cada comunidad autónoma dotar a los centros de materiales y de cursos para preparar a los profesores y, de esta manera, poder integrar este nuevo modelo de enseñanza. Creo que en este aspecto aún nos queda una batalla por ganar, sobre todo en el caso de la Comunidad Valenciana, donde todos sabemos que el Conseller ha rechazado la “oferta” del Gobierno Central de dotar a cada alumno de un ordenador portátil alegando que provocan miopía. Entonces, ante esta actuación por parte de los que nos gobiernan yo me hago una reflexión: ¿De qué sirve que nos planteemos la integración de las TIC en la enseñanza si no tenemos recursos para llevar tal desafío a cabo ya que nuestros mandatarios no nos proporcionan todos los recursos que necesitamos? ¿Acaso es más importante un circuito de Fórmula I en Valencia que la educación de los ciudadanos?

Un abrazo!!

Alejandra Serrano Rivera

PD: Siento la parrafada que os he metido...

posted under | 1 Comments

Las herramientas tecnológicas y yo

Antes de hacer un repaso por las herramientas que utilizo, quiero señalar de antemano, puesto que he leído la entrada de Luis, que mi caso es parecido.
Lo cierto es que, a pesar de que no me cuesta mucho aprender a utilizar cualquier tipo de herramienta tecnológica, no las uso mucho, ya que no ha sido algo que se nos haya exigido durante los años de carrera y, además, tampoco he "investigado" mucho sobre este aspecto.
En primer lugar, he de decir que manejo con soltura el Office, ya sea el Word, Excel, Access o Power Point. El Word y Power Point los uso casi a diario, pues en el Máster también es casi una exigencia, como ya ha comentado mi compañero. No obstante, en lo que se refiere a las otras dos herramientas, si bien hace años las manejaba con total soltura, ahora me cuesta un poquito más debido a la falta de uso.
En segundo lugar, si hablamos de las redes sociales, a diario y, prácticamente cada minuto, utilizo Messenger, Tuenti y Facebook y sí, he de confesarlo, tengo pecera, granja e isla y no me da vergüenza reconocer que a veces echo de menos a mis peces o a mis vacas. Lo considero como una distracción más. Nunca las he usado para la práctica docente, sin embargo, creo que podrían ser útiles, sobre todo Facebook, ya que se podrían crear grupos privados para grupos de alumnos y profesores.
En tercer lugar, quiero comentar que hace unos años estuve coqueteando con el Visual Basic. Ahora mismo no recuerdo muchas cosas, pero creo que podría ser una herramienta útil para la enseñanza.
En cuarto lugar, otra herramienta que he utilizado con fines personales pero que, sin duda, podría ser muy útil es Skype y digo ésto porque me parece muy interesante considerar su uso en la enseñanza de Español como Lengua Extranjera o, en general, el aprendizaje de segundas lenguas.
En quinto lugar, algo que sí he utilizado en exposiciones es Youtube, herramienta que me parece muy útil para todo, pues aquí hay de todo y es algo que casi todo el mundo domina y que en clase podría funcionar muy bien si sabemos cómo hacerlo. Relacionado con el componente audio-visual encontramos Movie Maker, el cual no he utilizado nunca para una clase, pero sí para hacer vídeos personales y también me parece que es una buena herramienta a tener en cuenta.
En sexto lugar, quiero hacer referencia, al igual que ha hecho mi compañero, a Series Yonkis, pues también me considero una adicta a las series y, a pesar de que "gracias" al Máster ya no veo casi ninguna por falta de tiempo, confieso que cada miércoles espero ansiosa el nuevo capítulo de Lost que emitieron esa madrugada en Estados Unidos. Es maravilloso ver una serie en versión original casi al mismo tiempo que se emite en su país de origen y lo siento mucho si con esto ofendo a alguien, pero no voy a renunciar a este placer por mucho que diga la ministra. En cuanto a la música, también me descargo mis cosillas y ésto me sirve de filtro, pues la música que realmente me interesa acaba con su carátula original encima de una estantería de mi cuarto, al igual que sucede con muchas películas.

En definitiva, no manejo mucho las herramientas tecnológicas con fines académicos, pues las utilizo más para mis cosas personales. No obstante, estoy aquí para aprender a utilizarlas y sacarles el máximo partido para que el día de mañana pueda emplearlas en un aula.

Un abrazo para todos!!
Alejandra (Sandra) Serrano Rivera

posted under | 0 Comments

Una reflexión sobre mi experiencia con las nuevas tecnologías

He de comenzar admitiendo el hecho de que, en mi opinión, no estoy demasiado avezado en el uso de las herramientas que nos ofrecen las nuevas tecnologías. Además, hay algunas que he estado usando durante largo tiempo de las que desconozco la nomenclatura que le otorgan los expertos como, por ejemplo, las folcsonomías –término que remite al uso de etiquetas y que acabo de descubrir leyendo la wikipedia-. Con todo, es claro que en una carrera como Filología hispánica, en la que hay que entregar constantemente trabajos redactados a ordenador, he hecho un uso exhaustivo del procesador de textos más popular, es decir, del programa Word que se encuentra inserto dentro del paquete office de Microsoft. Además, he intentado sacarle el máximo provecho a las herramientas que éste ofrece llegando a desenvolverme en su entorno con aceptable comodidad y efectividad. En este sentido, también he hecho uso del programa Excel, ya no por motivos académicos sino laborales.
Por otro lado, desde el año pasado –año en el que volví a retomar mis estudios tras cuatro años de abandono- me he visto obligado a realizar numerosos power point para diferentes asignaturas. Este año, se incrementó la realización obligatoria de éstos en el Máster de educación secundaria ya que se exigían para cada presentación de trabajos. Tengo, pues, una doble perspectiva sobre esta herramienta: la del usuario y la del creador; como usuario, he visto a profesores que hacen una utilización adecuada del recurso al servirse de éste como apoyo a lo que están exponiendo o explicando y a otros que parecían utilizarlo más para no olvidarse de lo que tenían que decir que como apoyo o ampliación de nada, ya que sus clases eran una repetición sistemática de lo que la pantalla de clase mostraba; como creador, he de declarar que, aunque me parece una herramienta útil que nos puede ahorrar tiempo y ejemplificar mejor nuestras exposiciones en distintos contextos, aún no domino bien la técnica ni he desarrollado un modus operandi a la hora de ponerme a confeccionar uno.
En lo que respecta a las redes sociales, he tenido mis escarceos con algún que otro foro de debate de los que siempre he salido desencantado por diversos y distintos por motivos –creo que a este tipo de comunicación debemos de llamarla asincrónica-, fui administrador de un canal de IRC Hispano –comunicación sincrónica- y, como todos vosotros, he hecho uso del Messenger, el cual me pone muy nervioso hasta el punto de considerarle una invasión de mi privacidad. También hago uso diario del correo, etc.
Creo que en el siguiente punto tendría que hablar de Web 2.0, así que lo haré y os relataré mis navegaciones por estos vastos espacios cibernéticos. Hablar de por dónde navega uno en internet es casi como sentarse frente a un sacerdote para referirle “padre confieso que he pecado”, pero no esperéis demasiada sinceridad porque la confesión más picante que leeréis es que miro a diario el horóscopo, que era algo que muchos hacían antiguamente en los periódicos. En general, me quedo bastante desencantado cada vez que busco un contenido por internet ya que la mayoría de las veces lo que hallo es superficial y conocido cuando no pueril. Podríais decirme que busco mal y tendría que daros la razón pero opino que aunque google es una herramienta efectiva en cuanto a la cantidad es una herramienta muy poco efectiva en cuanto a la calidad. Una mención aparte merecen las web universitarias como la Biblioteca Cervantes virtual y otras donde los contenidos pasan bajo el tamiz de reputados expertos. Por otro lado, últimamente entro mucho en la página conocida por el nombre de series yonkis donde disfruto muchísimo viendo tanto series antiguas como otras nuevas que por horario o recursos no puedo ver en la televisión convencional –Sí, lo reconozco: soy adicto a las series y no quiero que me curéis; aunque tenga que sacrificar unas cuantas lecturas, merece la pena ver como Sam y Dean Winchester vencen día tras día a un mal que no cesa de crecer-
Por último, he de confesar que utilizo herramientas de intercambio de archivos o, lo que es lo mismo, que me bajo todo lo que puedo de la red: películas, música, programas, etc. El programa que más utilizo es el U-Torrent ya que muchas veces los enlaces torrent te remiten a páginas donde las descargas son directas y, por lo tanto, más rápidas. Gracias al intercambio de archivos he llegado a tener la discoteca que desde muy joven soñé y, aunque me va el fetichismo de las carátulas y las cajas de CD, disfruto muchísimo cada vez que, al abrir la carpeta música de mi disco duro, veo las discografías de AC/DC, Deep Purple, Led Zeppelin, Barón Rojo, etc.
Espero haber hecho un mapa lo suficientemente representativo de mi periplo vital por internet. Lo expuesto es la verdad, una verdad desnuda de terminología que ni conozco ni domino aunque pudiera cortar y pegarla aquí. Mas, supongo que todo eso lo aprenderé en la asignatura Investigación, innovación y uso de las TICs en la Enseñanza de la lengua y la literatura.
Os agradece vuestra atención,
Luis F. Güemes Suárez.

posted under | 1 Comments

Días de escuela


Compañeras y compañeros, últimamente venimos asistiendo a debates mediáticos en los que se propone una u otra medida para mejorar o restaurar la maltrecha autoridad que les/nos resta a los profesores en el actual sistema educativo. Entre otras, y con el fin de preservar nuestra integridad moral y física, se dispuso que gozáramos de un estatus similar al que disfrutan los agentes de la ley y el orden. En virtud a ésta, hace más o menos un mes, una profesora que fue agredida e increpada no sólo por una alumna sino por la madre de ésta, fue indemnizada con la nada desdeñable cantidad de 9000 euros, lo cual no deja de ser una sanción, que lejos de solucionar un problema que incumbe a padres, educadores y alumnos, deja el estado de la cuestión en un simple "el que rompe, paga".
Otra de las medidas, objeto de esta reflexión, es restaurar las formas de tratamiento que se usaban en el pasado para dirigirse a los docentes, a saber, la forma de tratamiento usted y el consabido "don Ramón", que gritaba con rebeldía el vocalista de Asfalto en uno de su más famosos temas "Días de escuela". Y esto me da que pensar; ¿la distancia que crean los tratamientos formales es directamente proporcional al respeto que nos tengan nuestros alumnos o más bien ese respeto debe nacer o emanar de lugares diferentes, por ejemplo, de nuestra competencia para saber dar respuesta a sus necesidades e inquietudes o a su falta de estas? Realmente, en este tema, me encuentro como un velero vapuleado por la tormenta...

posted under | 2 Comments

Entre Hernández y Gabilondo

Mañana, 25 de febrero, los jóvenes españoles se movilizarán, entre otras cosas, en contra de la propuesta gubernamental de llevar la obligatoriedad de la educación a los 18 años. No tengo aún un juicio formado pero dicha oposición me trae a la memoria los versos del poeta Miguel Hernández:




Contar sus años no sabe,
y ya sabe que el sudor
es una corona grave
de sal para el labrador.




posted under | 4 Comments
Entradas más recientes Página principal