Días de escuela


Compañeras y compañeros, últimamente venimos asistiendo a debates mediáticos en los que se propone una u otra medida para mejorar o restaurar la maltrecha autoridad que les/nos resta a los profesores en el actual sistema educativo. Entre otras, y con el fin de preservar nuestra integridad moral y física, se dispuso que gozáramos de un estatus similar al que disfrutan los agentes de la ley y el orden. En virtud a ésta, hace más o menos un mes, una profesora que fue agredida e increpada no sólo por una alumna sino por la madre de ésta, fue indemnizada con la nada desdeñable cantidad de 9000 euros, lo cual no deja de ser una sanción, que lejos de solucionar un problema que incumbe a padres, educadores y alumnos, deja el estado de la cuestión en un simple "el que rompe, paga".
Otra de las medidas, objeto de esta reflexión, es restaurar las formas de tratamiento que se usaban en el pasado para dirigirse a los docentes, a saber, la forma de tratamiento usted y el consabido "don Ramón", que gritaba con rebeldía el vocalista de Asfalto en uno de su más famosos temas "Días de escuela". Y esto me da que pensar; ¿la distancia que crean los tratamientos formales es directamente proporcional al respeto que nos tengan nuestros alumnos o más bien ese respeto debe nacer o emanar de lugares diferentes, por ejemplo, de nuestra competencia para saber dar respuesta a sus necesidades e inquietudes o a su falta de estas? Realmente, en este tema, me encuentro como un velero vapuleado por la tormenta...

posted under |

2 comentarios:

José Rovira Collado dijo...

Muy buena reflexión Luis. El tema de la autoridad en el aula ha sido uno de los habituales en los seminarios y cafeterías de centros durante todo el primer cuatrimestre, además del habitual bombardeo en los medios, sobre todo en televisión. Respecto al tema del tratamiento, yo no lo considero un aspecto principal ya que en otros lugares donde no existe la distinción formal o informal como es con el inglés o donde siempre son muy formales como en Italia(hay compañeros de trabajo que siempre se llaman de usted -lei- después de muchos años), esos mismos problemas siguen apareciendo.
Bueno, lo podemos seguir tratando. Por cierto, recuérdame que os explique como subir un vídeo.

Luis dijo...

Sí, te lo recordaré porque estuve una hora intentándolo y nada. Gracias por el comentario. Saludos.

Publicar un comentario

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal